top of page
 

Entrevista realizada a Isabel Tendero el octubre del 2010




Isabel Tendero

31/05/1932 - 07/09/2019




Isabel fue una mujer viva, despierta y que desprendía mucha paz y serenidad, sus palabras traen el sello de la experiencia. Fue el cimiento de un edificio llamado CEADS, la madre de la familia espiritual a la que pertenecemos.




VE: Tu infancia estuvo marcada por la guerra civil española y por las dificultades y los sacrificios de tu familia ¿Que recuerdos y sentimientos tienes de esta etapa?


IT: Cuando yo nací mi familia había vuelto de Sevilla, eran tiempos de guerra recuerdo que nos instalamos en Sitges.. Mi familia tenía mucha afinidad con mi hermano mayor que desencarnó en el año 36. Después de que murió yo soñaba con él, jugábamos y hablábamos, mientras tanto mi madre nos escuchaba, al poco tiempo de volver a Barcelona murió mi hermana y me supo muy mal no haberme podido despedir, de ellos recuerdo que también hablaba con mi abuela que no llegué a conocer en vida. Y tenía otros amigos invisibles con los que jugaba aún hoy siento mucho su presencia, su compañía, incluso la de mis padres. Siento mucho a mi hermano mayor que era un ser muy especial, ayuda mucha gente y yo siento mucho su ayuda en todas las pruebas y problemas que vamos pasando.

Mi madre era una persona muy triste, a causa de la muerte de sus hijos, pero una persona muy sensata ella también lo sentía sentía las caricias que le hacían, los abrazos mi padre por su parte era una bellísima persona muy trabajador bueno y noble.



VE: Cuando tenías 17 años os instalasteis definitivamente en Barcelona manteniendo reuniones espíritas en casa, donde educabas tu mediumnidad con la ayuda de la señora Mellado ¿Qué papel tuvo ella en vuestra vida?


IT: La señora Mellado tenía un herboristería y ayudaba a la gente con su mediumnidad, para nosotros fue muy importante porque nos abrió los ojos hacia la vida espiritual, explicándonos que la vida no se acababa con la muerte sino que continuaba va al más allá. La Sra Mellado utilizaba unas mesas giratorias con las cuales los espíritus respondían con golpes. Era muy buena médium, nos ayudaba a comunicarnos con mis hermanos los cuales nos decían que esperáramos tranquilamente nuestro reencuentro, que un día u otro llegaría. A raíz de todo esto también empecé a entender, a comprender lo que me pasaba de pequeña. Otra señora llamada también María nos ayudó en el estudio serio del espiritismo. Gracias a ella compramos algunos libros de la Codificación, otros de Amalia como el padre German y otros de León Denis, de Daniel Suárez Marieta y Estrella, todos ellos prohibidos en aquellos tiempos, en una feria de libros antiguos en el muelle de Barcelona. Aún ahora tengo estos libros, ediciones muy antiguas incluso del año 1900.



VE: Tiempo después participó en las reuniones de un grupo de Horta y más adelante con la fraternidad espírita cristiana de Salvador Sánchez, eran los principios de los años 90.


IT: Las reuniones de Horta eran reuniones de mediumnidad y nosotros queríamos estudiar y conocer gente, aquel grupo era muy sectario, incluso el director se pensaba que eran Alan Kardec. No estábamos muy a gusto entonces conocimos el grupo La voz del Alma y a Fernando Lara, que venía de la República Dominicana, conocernos fue muy importante para todos nosotros. Por aquella época recuerdo que tenía un negocio, una tienda de ropa y aprovechamos el local ,la parte de dentro fue nuestro lugar de reunión. Allá hacíamos el estudio del Evangelio y otros de los libros de kardec, además de los que Fernando trajo de Chico Xavier. Fernando nos ayudó a encontrar la respuesta a muchas preguntas que teníamos, fue alucinante porque encontramos explicaciones que en los libros de kardec no encontrábamos sobre detalles del mundo espiritual, experiencias relatadas por los espíritus sobre los guías etc.



VE: Para acabar qué consejos finales nos podrías dar a los compañeros de CEADS que leerán la revista?


IT: Lo más importante es ser humilde amar mucho y seguir el Evangelio, amar a los demás como queremos que nos amen a nosotros, es sencillo pero tenemos que acabar con nuestro orgullo, la vanidad con las ganas de ser mejor que los otros,  claro que para ser espíritas no estamos salvados y libres de toda prueba. Al contrario ser espírita te da mucha responsabilidad y siempre confiar que las cosas cuando vienen, vienen porque tienes que pasar por ellas por algún motivo y que siempre estamos guiados por nuestros amigos del mundo espiritual, por aquellos que nos aman y nos ofrecen su ayuda, es importante dejarnos guiar por ellos y veremos que las soluciones aparecen.

11 visualizaciones

Entradas relacionadas

コメント


bottom of page