top of page

Editorial VE60

CEADS 30 años

Año 15 | n. 60 | Verano

 

Hola visionari@ lector/a,


¡2024 es un año para celebrarlo a lo grande!


En la edición anterior celebramos los 15 años de nuestra revista digital Visión Espírita; esta edición será más especial todavía.


Nuestro centro espírita cumple 30 años de existencia como lo conocemos actualmente, pero su historia se remonta a los años 20 del siglo pasado en manos de pioneros que empezaron el camino. 


Podemos preguntarnos cómo nace un centro espírita y la respuesta es sencilla: tener verdaderos deseos de empezar el camino. 

Es una caminata hacía la cumbre de una montaña. 

Primero, es necesario planificar y trazar un mapa cuando nos disponemos a estudiar el Espiritismo, con el simple hecho de leer la codificación y ampliar los horizontes de nuestra consciencia de quienes somos, porqué estamos aquí y hacía dónde tenemos que ir.


El segundo paso es el más importante, encontrar a personas que te puedan acompañar en este trayecto. Un buen montañero jamás viaja solo. Con 2 o 3 personas que se reúnan para compartir las enseñanzas de nuestra doctrina, sea bajo un árbol o en el salón de nuestra casa, allí nace un centro espírita. 


Llevo 30 años estudiando el Espiritismo, ya he pasado por 3 centros espíritas en Brasil (el país donde reencarné hace 45 años), en España llevo 15 años en CEADS. He viajado a varios países, he visitado otros centros espíritas y, según mi experiencia, la gran mayoría de estos centros nacieron o nacen de esta manera.


Una vez estamos dispuestos, algo preparados (no es necesario conocer la doctrina a fondo para emprender la caminata) y con algunos compañeros de viaje, entonces es momento de empezar el recorrido.


Recuerda que el objetivo es la cumbre de una montaña. Habrá altos y bajos, momentos de tormenta, de desánimo, de cansancio, nos preguntaremos ¿para qué tanto esfuerzo? Pero vendrán parajes deslumbrantes, conoceremos a más gente dispuesta a caminar, tendremos la oportunidad de ayudar, compartir y ser ayudados, habrá momentos de una efímera felicidad que nos dará energía para seguir hacia arriba, habrá personas que buscarán otras rutas y aprenderemos el verdadero significado del libre albedrío y del amar al prójimo como a uno mismo.


Y cuando lleguemos en algún momento del camino, cansados pero motivados, la Providencia Divina nos regalará la oportunidad de hallar a más personas con ganas de aprender y colaborar; incluso aparecerá un espacio dedicado exclusivamente para el estudio con la finalidad de poder seguir ayudando y evolucionando. 


Fundar y mantener un centro espírita requiere mucha disciplina, motivación y organización. De manos que organicen, limpien, donen y quieran ser partícipes de la ruta trazada por Jesús hacía la tan esperada cumbre de la máxima perfección. Y cuando lleguemos allí será momento de trazar el nuevo camino de la co-creación.


¿Y dónde está CEADS ahora mismo? 

Justo a mitad de camino me arriesgo a decir que quiero, con toda mi alma, continuar el recorrido con todas las personas que hoy hacen que nuestro centro espírita siga adelante, sin esperar nada en concreto, solamente caminar y disfrutar del viaje…


¡Felicidades CEADS! Aquí vive mi corazón y mi alma.


¿Te apuntas a caminar con nosotros?



Un abrazo fraternal,


Andrea Campos




18 visualizaciones

Entradas relacionadas

Especial

Comments


bottom of page