top of page

Diversos tipos de reencarnación

 

Álvaro Vélez

Según las enseñanzas trasmitidas desde el Mundo Espiritual Superior por diversos Espíritus instructores, no existen dos procesos reencarnatorios idénticos. Cada reencarnación, así como cada individualidad, ofrece particularidades específicas según la características del reencarnante. Sin embargo, estos procesos obedecen a leyes generales que permiten clasificaciones igualmente generales.


Básicamente la diversidad de procesos reencanatorios obedece a factores como el grado evolutivo de reencarnante, sus condiciones periespirituales, mentales y emocionales. También influyen sus débitos, compromisos, necesidades, adquisiciones, pruebas, expiaciones y misiones, según cada caso.



Reencarnaciones comunes


En términos generales, los diversos tipos de reencarnación cuentan con la participación, orientación y acompañamiento de guías, mentores y espíritus especialistas vinculados a los denominados Departamentos de Planificación de Reencarnaciones de las ciudades del mundo espiritual. El proceso reencarnatorio descrito en la obra mediúmnica de André Luiz “Misioneros de la Luz” (Caso Segismundo), obedece a directrices comunes, correspondientes a la inmensa mayoría de los habitantes de la Tierra. Estas reencarnaciones se planifican y procesan en esquemas corrientes para todos, en el campo de las manifestaciones puramente evolutivas.


Reencarnación de espíritus superiores


Además del anterior ejemplo, tipo promedio, están los casos de reencarnación de espíritus superiores quienes, por su nivel evolutivo, adquieren el derecho de influir en diversos factores de su reencarnación, escapando al patrón general, o a espíritus de gran elevación en quienes se hacen casi innecesarios los servicios de asesoría de los departamentos de planificaciones reencarnatorias. Estos factores van a depender del grado de elevación intelectiva y moral de cada reencarnante y del tipo de misión, actividad y labor que viene a desarrollar en la Tierra.


Reencarnación de "completistas"


Se pueden dar procesos reencarnatorios especiales en los que se realizan procedimientos más complejos especializados y cuidadosos, por ejemplo, en la reencarnación de misioneros y en los denominados “completistas”. Son aquellos espíritus valerosos que aprovechan todas las oportunidades que el cuerpo físico y las circunstancias les ofrece; son trabajadores leales, productivos y serviciales que se desenvuelven en importantes actividades en la Tierra. Pueden escoger a voluntad su futuro cuerpo físico y reencarnar cuando lo deseen en misiones de amor e iluminación. Escogen organismos saludables, resistentes, equilibrados, duraderos y poco graciosos para atenuar su magnetismo personal que pudiera ocasionar interferencias en sus actividades beneméritas.


 

"... no existen dos procesos reencarnatorios idénticos. Cada reencarnación, así como cada individualidad, ofrece particularidades específicas según la características del reencarnante. Sin embargo, estos procesos obedecen a leyes generales que permiten clasificaciones igualmente generales".

 

Reencarnación de espíritus inferiores


La reencarnación de espíritus procedentes de regiones inferiores del mundo espiritual requieren de una cooperación más compleja y de laboriosos esfuerzos para vencer los obstáculos que otros espíritus inferiores promueven en oposición al programa reencarnatorio establecido a favor de los que ven como sus enemigos o desafectos. El servicio reencarnatorio para entidades de círculos inferiores es realizado en masa, con características de mecanismo primitivo.


Reencarnaciones Compulsorias


Semejantes a los anteriores, existen también los casos de reencarnaciones compulsorias para espíritus rebeldes o para los que se encuentran en grave estados de perturbación o inconsciencia, lo que impide su participación voluntaria o consciente en el proceso reencarnatorio que se elabora a favor de su progreso espiritual. Los espíritus ignorantes e infelices igualmente necesitan un estado de casi absoluto de inconsciencia para penetrar en el ámbito materno. En estos, el trabajo inicial de organización fetal pasa a ser ejecutado por la mente materna, con la ayuda de amigos espirituales interesados en el progreso de sus protegidos y seres queridos. El desenvolvimiento biomagnético inicial del embrión y el modelaje fetal subsiguiente obedecen a leyes puramente naturales.


Como podemos ver, estas clasificaciones son relativas y en cada grupo pueden existir múltiples subgrupos y variantes, dependiendo de las características espirituales y evolutivas de cada espíritu reencarnante, así como el tipo de actividad que viene a desenvolver en la Tierra.



Bibliografía

El Cielo y el Infierno según el Espiritismo - Allan Kardec, 2ª.parte, Cap. 8.

Misioneros de la Luz - André Luiz, Cap. 12, 13, 14 y 15.

Los Mensajeros Espirituales - André Luiz, Cap. 7, 8 y 10.

33 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Especial

bottom of page