top of page

Congreso Médico Espírita GEEAK

Organización y aprendizaje

 

Jordi Santandreu Lorite



La Dra. Romina Romero, durante su ponencia acerca de los trastornos de la conducta alimentaria


En el presente artículo me gustaría explicaros cómo fue el Congreso Médico-Espírita que celebramos los días 10 y 11 de febrero de este año. Y lo haré no tanto desde el punto de vista del contenido -que podéis disfrutar en el canal de YouTube del grupo-, como sobre todo desde el punto de vista de la organización. ¡Seguro que podremos retirar muchas cosas interesantes y útiles para todas! Aprendizaje que fortalecerá nuestra capacidad para hacer frente a los desafíos cotidianos, crecer y sentirnos más felices y realizados. ¡Vamos a ello!


En primer lugar, os robaré unas líneas para agradecer a algunas personas muy especiales su apoyo en este emprendimiento, comenzando por Andrea Campos. Muchos lectores ya conoceréis a esta incansable e inquieta trabajadora de Ceads, coordinadora de esta revista y uno de los motores que impulsan el desarrollo de esta gran familia amparada por Amalia Domingo Soler. Andrea abrió camino hace algunos años (en 2018 si no me falla la memoria), cuando organizó junto a unos pocos compañeros el anterior congreso médico-espírita de Barcelona. Fue un éxito rotundo y no es de extrañar, ya que la ética de trabajo y la energía positiva que desprende esta querida amiga hace del triunfo una consecuencia inevitable. Así que, antes de nada, gracias Andrea por tu apoyo en la divulgación del encuentro en las redes sociales, por tu cariño, tu entusiasmo y todo lo que aportas a la familia espírita.


En segundo lugar, debo mencionar a Anna Vázquez, hija de Isabel Tendero y hermana de Teresa, una familia que amo y que son una referencia para todos los espíritas de nuestro país, con una hoja de servicio extraordinaria que este año añadirá una increíble efeméride: los treinta años de Ceads. ¡30 años! ¡Extraordinario! Ceads está de enhorabuena, y Dios quiera que sigan adelante por lo menos otros treinta. 


Acompañados de un café en un establecimiento cercano a la Sagrada Familia, barrio que alojó la primera versión del grupo en aquel 1994 (Grupo Espiritista Sagrada Familia), Anna me infundió bravura y serenidad ante las dificultades que toda organización entraña. Ella, que ha superado incontables luchas, es un manantial de paz y de recursos prácticos, y sin duda fue un gran soporte en un momento delicado en los días previos al congreso. Por tu disposición a orientarme y tu amistad, ¡muchísimas gracias Anna!


Los amigos son un tesoro infinitamente más valioso que el platino, cuidémoslos todo lo que podamos, interactuemos con ellos y con todo tipo de personas, más cercanas o no tanto: creceremos más y mejor. No pierdas la oportunidad de ir a encuentros, congresos, sesiones de estudio, charlas, etc. Y cuando vayas, saluda, pregunta, comenta, participa, despídete con una sonrisa. Y qué bonito es agradecer y valorar a las personas que tenemos alrededor, de la manera en la que nos salga, por whatsapp, en persona, con un discurso, con un regalo, etc. Decirles lo mucho que las apreciamos siempre que se dé la oportunidad, lo bellas que son y todo lo bueno que poseen en su interior.


Pues bien, tras estos mensajes de necesario agradecimiento, vamos ahora a analizar algunas de las claves organizativas, resaltando algunos aspectos que podrán ser útiles para las personas que lo lean, tanto a nivel individual como colectivo. En particular, hablaremos aquí de estos tres elementos:


1. De dónde surge la idea de hacer un congreso médico-espírita;

2. El equipo de trabajo;

3. La organización de las tareas.


Jairo, Marcia, Julia y Ciléia, disfrutando de la pausa para el café.


1. De dónde surge la idea de hacer un congreso médico-espírita


El Espiritismo tiene numerosos referentes, algunos de los más conocidos son la propia Amalia Domingo Soler, con su ejemplo de vida y sus obras maravillosas, entre ellas, Memorias del Padre Germán. Otras personas muy destacadas son Francisco Cándido Xavier o el querido Divaldo Pereira Franco, de trayectoria inigualable. 


Tener buenos referentes es muy importante, pues son personas que han trillado el camino antes que nosotros, saben de las dificultades y de los obstáculos que también encontraremos más tarde o más temprano, y como Anna o Andrea, poseen conocimientos y experiencias valiosísimas que nos pueden transmitir. 


Mi historia de amor con el Espiritismo comenzó en Portugal, hace unos 25 años, cuando fui adoptado por una familia espírita llamada Grupo de Estudios Espíritas Allan Kardec, en la ciudad universitaria de Coimbra. Allí estaba acabando mi primera licenciatura en Ciencias Políticas, y de la mano de mi querida amiga Aida Maria Ferreira Cardoso conocí a este grupo maravilloso. Fue llegar y encontrarme en casa. Y desde entonces pasaron a ser mis referentes, en particular sus directores: Leonor Santos y su esposo Fernando Lobo, presentes en el evento.  


Leonor y Fernando fundaron la primera sede de su asociación el día 4 de julio de 1996, y a lo largo de estos casi treinta años se han convertido en una de las instituciones espíritas de referencia en nuestro país vecino. Actualmente, cuentan con cinco sedes distribuidas en la región centro de Portugal, más la nuestra de Barcelona.


Trabajadora incansable, dedicada en cuerpo y alma a la labor asistencial, Leonor es la expresión viva de la caridad y el amor al prójimo. Decoradora de profesión, comparte con su esposo la dirección del grupo, acompañados de varias decenas de voluntarios trabajadores sabiamente inspirados por la espiritualidad. Es la impulsora de la Asociación Médico-Espírita de Geeak Coimbra, conferenciante y co-autora de dos excepcionales obras biográficas, junto a Isabel Marques.


En octubre de 2023 celebraron su onceavo congreso médico-espírita, y algunos compañeros de Barcelona tuvimos la suerte de participar. En aquella ocasión, su encuentro se desarrolló bajo el lema: “La ciencia del bien vivir, en un equilibrio entre el espíritu y el cuerpo”. Poder presenciar de cerca el ambiente serio y amoroso en torno a esta temática tan interesante, que traza puentes entre la medicina y la espiritualidad, nos llevó al convencimiento definitivo de la necesidad de promover algo parecido en España, donde en muy contadas ocasiones algo así se había realizado. 



Detalle de nuestro compañero Jon, preparando la retransmisión por Zoom


En Geeak Barcelona estamos muy interesados en la promoción de la salud integral, a tal punto que durante el año 2023 constituimos un grupo de trabajo médico-espírita integrado por médicos en activo, médicos retirados, psicólogos y terapeutas de diferentes especialidades, con la finalidad de crear y divulgar conocimiento, y tratar integralmente, en la medida de nuestras posibilidades, a las personas que acuden a nuestra sede buscando remedio, al menos consuelo, para sus dolencias físicas, emocionales, socio-económicas y espirituales. 


Realizar un congreso de estas características constituyó desde entonces un objetivo relevante para esta sección de nuestro grupo. Amparados por Coimbra y por los mentores que nos animan, iniciamos el proyecto soñado en octubre de 2023, dándonos un plazo de cinco meses para organizar todos los detalles.


Pero hubo otro motivo muy relevante. Y es que un grupo espírita y, en general, un colectivo de cualquier naturaleza, necesita retos que generen identidad y armonización, aventuras que nos unan, que nos ayuden a conocernos mejor, que promuevan pasar tiempo juntos enfrascados en acciones cooperativas. Geeak Barcelona necesitaba algo así en nuestro quinto año de vida, un proyecto que nos implica en conjunto, que nos hiciera trabajar estrechamente y fortalecer nuestros lazos. Era el momento de dar un paso adelante en nuestra maduración como familia. 


 

En síntesis:

1. Fijémonos en los referentes que ya han conseguido aquello que nosotros deseamos, hablemos con ellos, estudiémoslos, copiémoslos, pongámonos en contacto, aprendamos de ellos, vayamos a visitarlos, leamos sus libros y escuchemos sus conferencias. Inspirémonos y sigamos su estela. ¿Quién o quiénes son tus referentes?

2. Soñemos, marquémonos metas que nos ilusionen, aventuremos la vida y no nos durmamos, como diría Santa Teresa. Velemos siempre por el progreso en todas las áreas de la vida, porque estar en marcha, en movimiento constructivo, es una forma excelente de protegerse de vicios, equivocaciones, trastornos y desequilibrios. Siempre activos, incluso cuando descansemos. ¿Cuáles son tus metas, tus sueños?

3. El trabajo en equipo es difícil, es verdad, pero os aseguro que vale la pena. Integrarse en una comunidad con la que compartes sentimientos, conocimientos y experiencias, en las que te encuentras a gusto y en sintonía, es una de las experiencias más gratificantes que podamos tener. Y para generar vínculo y cohesión, identidad colectiva, es necesario compartir experiencias difíciles, momentos de transformación íntima, retos, sudar la camiseta juntos, reunirse, dialogar, abrazarse, discutir, llorar, reír, pelearse y reconciliarse. Y así nos haremos mucho más fuertes. ¿Ya perteneces a un grupo?

 

2. El equipo de trabajo


Un evento de esta envergadura requiere muchos recursos y de todo tipo. De entre todos, sin embargo, destaco muy por encima de cualquier otro el contar con personas comprometidas al cien por cien con el trabajo. Gracias a Dios y a nuestros mentores, Geeak se nutre de un equipo humano de la más alta calidad, algunos de los cuales dieron incluso una conferencia en el congreso además de participar como organizadores: es el caso de Esther Garrido, doctora que reside en Albacete; Romina Romero, doctora establecida en Barcelona; y Argimiro Núñez, médico holístico que también vive en nuestra ciudad. 



El Dr. Argimiro Núñez durante su ponencia acerca del campo bioenergético y la salud integral.


Desde el primer momento, Andreia Rodrigues, Moisés Sole, Kim Celis, Luisa Ditzel, Alex González, Maru Lucena, Cristina Anet, Silvia Nora y Sol Petti, estuvieron involucradas con una energía increíble. Y muchos más que se fueron sumando y que sin los cuales no hubiera sido posible: Iedamar y su marido Joel, Marcia Marins, Mari Carmen Sus y su hijo Pedro, Sandra Guerra, Jairo Carrilho, Ciléia Souza, Inmaculada Lopera, Alessandra Farias, Rogério Araújo, Felipe Mestriner y nuestro querido compañero Jon Evil, entre otros que tal vez no tuvieron una tarea específica pero que nos aportaron calidez, cariño y energía tan solo con su presencia. Es el caso, por ejemplo, de José Waldir, Marcia Teixeira Boldrini, Júlia Pesatto y Pilar Vázquez.


Mención especial se merecen Florencio Anton y Tarcisio Sampaio, del Grupo Espírita Scheilla, Paqui Carrasco, José Moreno, Merche Mudarra y Raquel Acon, del Centro Espírita Amelia Boudet de Igualada, que también son unos pilares absolutamente importantes para nosotros y que han estado a nuestro lado de principio a fin. Y los compañeros solícitos de la Federación Espírita Española, encabezada por su presidente, David Estany y su esposa Arantxa, y sus colaboradores Karina Penha, Manuel Sonyer, Loli Martínez, Tatiana Pacheco y Jesús Lara. 



Florencio Anton, Leonor Santos, Tarcisio Sampaio, Marcia Martins y Fernando Lobo, en un momento de alegría.


Sin lugar a duda, el éxito vivido en el congreso se debe a la participación intensa de un equipo que ha sabido mantenerse cohesionado, ilusionado y consciente de factores tales como la buena comunicación, la armonía, la humildad, el humor, el sacrificio, la generosidad, la tolerancia y la flexibilidad ante las imperfecciones los unos de los otros. A esto le sumamos un elenco de ponentes extraordinario, con Janaina de Oliveira, Manuel Sonyer, Loli Martínez, Luján Comas, Xavier Melo, José Morales, Fernando Henriques, Leonor Santos y Florencio Anton, junto a los ya referidos Romina Romero, Esther Garrido y Argimiro Núñez.



El equipo de trabajo y otros colaboradores y amigos de la familia Geeak


3. La organización de las tareas


Planificar es la base de cualquier empresa, y significa que antes de hacer nada es conveniente dedicar todo el tiempo que sea necesario a establecer una guía de trabajo de manera ordenada, de acuerdo con las prioridades de cada momento. Y esto sirve para cualquier actividad, por ejemplo: todos los días al iniciar nuestra jornada podemos colocar en papel la lista de tareas que tenemos pendientes, en orden de prioridad: las más importantes y urgentes primero, o en orden cronológico, de acuerdo con nuestra agenda. Puede parecer pesado detenerse todos los días en esta labor, pero os aseguro que permite que la ejecución sea fluida y efectiva como una flecha que vuela por el aire y se clava certeramente en la diana. 



Comida de equipo de Geeak, después de una reunión de trabajo


En segundo lugar, anticipar escenarios no implica hacerlo con temor o ansiedad, sino simplemente prever cuáles serán las necesidades que surgirán al momento siguiente, para estar preparados y actuar de manera conveniente. Se trata de elevarse en el cielo de los acontecimientos y, desde la altura, visualizar el camino que recorrerá nuestra comitiva. De esta manera podremos apreciar un campo amplio de posibilidades, valles, colinas, precipicios y otros accidentes geográficos para los que tendremos que prepararnos. Cuando vamos de viaje, ¿no es cierto que tenemos en cuenta si llevamos suficiente gasolina? ¿El tiempo que hará en la localidad de destino? ¿En qué hotel nos albergaremos? ¿Cuánto dinero necesitaremos para costear los gastos? Pensar en ello nos ahorrará tiempo y esfuerzo, pues como mínimo tendremos algunas cosas resueltas de antemano. ¡Ojo, siempre habrá imprevistos! Pero cuántas más cosas tengamos solucionadas anticipadamente, mejor.



Aviso en la entrada del edificio del congreso, por si alguien llega atrasado.


En tercer lugar, el cuidado de los detalles nos parece un elemento idiosincrático en Geeak, que pudimos apreciar en el congreso médico-espírita de Coimbra en 2023. Desde lo que pareciera más evidente, como tener a una persona recibiendo a los participantes en la sala, la limpieza de los espacios, o la iluminación y la temperatura, hasta cosas que pasan un poco más desapercibidas, como el detalle de los obsequios a los participantes, la vestimenta del equipo de voluntarios, las flores en la mesa de los ponentes, el cáterin o el momento musical. Siempre habrá errores, imprevistos de última hora y descuidos, pero si ponemos la atención en ofrecer la mayor calidad posible en cada pequeño detalle, nos ahorraremos muchos y dejaremos una huella especial en la memoria de los participantes. 



Detalle floral preparado por Andreia Rodrigues.


Por último y tan o más importante que lo demás es no dejarse llevar por el entusiasmo ciego. Es natural que todos los que se involucran en eventos relativamente grandes sientan que la adrenalina se dispara por sus venas y una corriente de energía poderosa les empuja a actuar. ¡Y eso es bueno! Quiere decir que están conectados al cien por cien con el trabajo, motivados e identificados con las metas que se persiguen. Pero no sabéis cuán peligroso es este entusiasmo si no se sabe combinar con la templanza y la sensatez: contagia tensión a las personas que están alrededor, fácilmente se caen errores de precipitación y se pierden la fluidez y la armonía. Por eso fue de suma importancia detenernos especialmente antes de comenzar el congreso a meditar, a orar durante varios minutos con el fin de bajar las revoluciones, además de, evidentemente, conectarnos con el equipo espiritual. Esto es perfectamente aplicable a nuestro día a día, todos las mañanas, antes de comenzar el día, sentémonos a meditar durante unos minutos, como mínimo diez. Dejemos que la mente se sosiegue, se vacíe de cualquier contenido y se vincule con la paz y la quietud del espíritu. Partamos de ahí, iniciamos la jornada desde el equilibrio y la claridad que surgen cuando silenciamos ese torbellino a veces incontrolable de nuestros pensamientos. Todo fluirá mejor, veremos con mayor claridad qué hacer y cómo conducirnos entre las necesidades cotidianas. 



Cristina, Romina y Esther en primer plano. Kim y Maru detrás a la izquierda.


 

Recordemos:

1. Planificar bien cualquier actividad es medio camino andado. No temas perder el tiempo que sea necesario antes de comenzar cualquier cosa, dejando claro qué necesitas, en qué el orden, a través de qué medios, y todo lo que sea requerido. Solo cuando esté bien planificado, avanza.

2. Ten la mente centrada en lo inmediato, pero no descuides lo que vendrá más adelante. 

Anticípate de manera inteligente definiendo escenarios alternativos, y estarás preparada para resolver muchos problemas sin que ni siquiera les dé tiempo a transformarse en problemas. Ten un ojo siempre en lo que viene después.

3. No descuides ningún detalle, pon el máximo de calidad en cada cosa que hagas, por pequeña e insignificante que sea, desde saludar a tu esposo con afecto y alegría, con una sonrisa en los labios y un tierno abrazo, hasta el informe o el proyecto que debes de entregar a tus responsables en la oficina. No cuesta tanto dedicar un tiempo extra, un esfuerzo más en concluir una tarea con belleza y eficacia. Muchas veces los detalles marcan la diferencia.

4. Siente la energía, el entusiasmo, enamórate de lo que haces, pero sé consciente de que la precipitación no te ayudará. Pon todo tu corazón en lo que hagas, implícate al máximo, y al mismo tiempo por la razón en ello, analiza y ve despacio. 

 

Seguro que hay muchas cosas más que podríamos mencionar como claves organizativas aplicables en nuestra vida cotidiana, las presentadas son tan solo algunas de las que más nos sirvieron a nosotros para llevar a cabo el congreso con éxito. Pero creemos que, a pesar de todo nuestro esfuerzo, fueron en realidad las bendiciones y el amparo de los mentores espirituales lo que realmente hizo que fuera tan especial, que se sintiera una atmósfera tan pacífica y amorosa. Así que, podemos finalizar este artículo con un reconocimiento necesario a nuestros amigos y orientadores del más allá, que tanto nos cuidan y nos protegen. Sin ellos, de verdad que nada sería posible. 


¡Hasta el próximo número de Visión Espírita!



50 visualizaciones

Entradas relacionadas

Tecnología

Comments


bottom of page